Blog

Blog

corazón

Cuando estamos en un plano lleno de complicaciones es necesario voltear a ver hacia adentro para entender un poco más de la naturaleza humana y de sus historias, sus vivencias sus curvas de aprendizaje, su ideario y la función más sublime: la felicidad. No hay que confundir la felicidad con  la emocionalidad, con el deseo, con el éxtasis efímero. Pueden llegar a engañarnos. Paradojicamente la felicidad es también eso, sin embargo, no solo es eso. Es también la serie de consecuencias del camino andado,  de la decisión tomada en el pasado que desencadenó un factor para tener el presente.

 

Ahora, ¿qué sucede? ¿por qué el ser humano puede llegar a sentir la infelicidad?, creo que la parte más sensata es cuando la experiencia no cumple con la expectativa, con el futuro promisorio se ve derrotado por la caída, por el engaño de la visión. Aquí surge entonces la capacidad de rehacer el panorama, de forjar un nuevo camino a partir del no logro. ¿Cómo hacerlo? Una forma es aceptar la derrota y luego repararse emocionalmente a través de nuevos proyectos, meditación, deporte o la charla con familiares o amigos. Cualquier  recurso es bueno para salir hacia delante después de la tormenta que pasa por el camino.

 

Hoy el ser humano se ve enfrentado a su destino que construye todos los días. Hoy los distractores son tantos y diversos que podemos perdernos en cada uno de ellos. Las redes sociales, cine en casa, música 24 horas, teléfono móvil todo el día. La disponibilidad  se antoja como un obstáculo a  la concentración  a la intimación con uno mismo, con su entorno, con su espacio y su ser para proyectar lo que cada quien desee en su expresión.

 

¿Qué hacer frente a esta situación?, no hay una fórmula exacta, receta, consejo o guía. Lo único es la propia experiencia,  la consulta de un experto en psicología, coaching ontológico  o líder moral cercano a cada uno de nosotros. La autoayuda es un pilar,  la opinión de alguien más es un impulso.

 

 

Ignacio de González

Autor

@ignaciodegon

 

 

Leave a Comment